Etiquetas

Infografías (243) Infogramas (145) Historia del Perú (HP4) (86) Perú Incaico (72) Historia del Perú (HP3) (70) Perú Preincaico (68) Perú Virreinal (68) Historia Edad Contemporánea (67) Historia Edad Moderna (67) Perú República (66) Trabajos de alumnos (66) Historia Universal 2 (H2) Edad Moderna y Contemporánea (56) Historia de Otras Culturas (56) Historia Edad Antigua (54) Historia de Piura (54) Incas (53) Arte Peruano (45) Francia (45) Geografía del Perú (44) Siglo XVIII (43) Guerra con Chile (42) Historia Edad Media (38) Perú Emancipación e Independencia (37) Arte Universal (36) Mapas de Historia (32) Revolución Francesa (32) Geografía (29) Historia del Perú (28) Siglo XX (27) Patacones (26) Historia Moderna (HMO) (25) Piura (25) Monografías (23) Patrimonio (23) Segunda Guerra Mundial (23) Perú (22) Alemania (21) Estados Unidos (20) Renacimiento Artístico (20) Siglo XIX (20) Época Virreinal (20) Inglaterra (19) Era Napoleónica (18) Prehistoria (15) Conquista Española (13) Cultura Moche (13) España (13) Historia de la Ingeniería (HIS) (13) Mundo Islámico (13) Revolución Industrial (13) Egipto (12) Modelos de Evaluaciones (12) Ecología (11) Virreyes del Perú (11) Cultura Vicús (10) Power Point (10) Primera Guerra Mundial (10) Actualidad (9) Fotos (9) Grecia (9) Guerra Fría (9) Italia (9) Sipán (9) China (8) Era Victoriana (8) Ilustración (8) Clase video (7) India (7) Judaísmo (7) Lima (7) 2012 (6) Antiguo Régimen (6) Cultura Chavín (6) Romanticismo (6) Confederación Perú Boliviana (5) Economía (5) Humanismo (5) Luteranismo (5) Mujeres (5) Muro de Berlín (5) Pearl Harbor (5) Religiosidad peruana (5) Símbolos Patrios (5) África (5) Barroco (4) Ceques (4) Cultura Paracas (4) Descubrimiento de América (4) Esclavos (4) Kuélap (4) Machu Pichu (4) Mar Peruano (4) Mitología (4) Pedagogía y Estrategias de Aprendizaje (4) Revolución Rusa (4) América Latina (3) Apartheid (3) Argentina (3) Arte Neoclásico (3) Atahualpa (3) Batalla de Arica (3) Borbones (3) Caral (3) Cuba (3) Cultura Nazca (3) Cusco (3) El Tribunal del Santo Oficio (3) Era del Guano (3) Guernica (3) Iglesias Perú (3) La Santa Inquisición (3) Neoclásicismo (3) Palabras con historia (3) Peligros del Patrimonio (3) Quipu (3) Runa Simita Yachay (3) Siglo XVI (3) Tesis de las 200 Millas de Mar Peruano (3) Versalles (3) Campaña del Sur (2) Canal de Panamá (2) Caudillismo (2) Estados Generales (2) Reformas Borbónicas (2) Viajeros (2) Constitución de 1812 (1)

sábado, 27 de diciembre de 2008

La Torre de Babel

Pintura de Pierre Bruegel El Viejo

HISTORIA DE LA CONSTRUCCION LA Torre (le Babel ha inspirado a los artistas de todos Tiempos y, como el resto de las zigurats, poseyó en su dio un significado y función que hoy no podemos determinar con exactitud. A mediados del siglo pasado el gobierno francés envió a Babilonia una expedición encabezada por el cónsul Fulgencio Fresnel, quien, centró su trabajo en las ruinas de la zigurat de Borsippa, que general se identificaba con la Torre de Babel, si bien agotamiento y los rigores del clima terminaron con Fresnel antes de que este pudiera establecer conclusiones definitivas.Sin embargo, la bíblica Torre de Babel no se hallaba en las alrededores de la ciudad, sino en el seno de la urbe de Babilonia, y de ella no ha quedado nada más que su planta, un gran rectángulo limitado por terraplenes cubiertos de vegetación. Posiblemente sus ladrillos fueron utilizados por los habitantes de la zona para construir sus casas a lo largo de los siglos y según el retrato bíblico sobre la confusión de las lenguas, universalmente conocido, el Génesis atribuye la construcción de la Torre de Babel a los descendientes de Noé. Los arqueólogos sostienen que la historia de la Torre de Babel hay que buscarla en babilonia porque ella es la bíblica Babel, de la que dijo Yahvé (Génesis, 11,7,1: "Bajemos, pues, y confundamos su lengua, de modo que no se entiendan unos a otros". Y es que, afirma el mismo relato, el poder de la torre y de aquellos que la erigieron preocupaba a la divinidad: "toda la tierra tenía una sola dengue y las mismas palabras. Emigrando desde Oriente los hombres llegaron a una llanura en el país de Senaar y se instalaron. Se dijeron el uno al otro: `Venid, hagamos ladrillos y cozámoslos al fuego'. El ladrillo les sirvió de piedra y el betún de cemento. Luego dijeron: `Venid, construyamos una ciudad y una torre cuya cima toque el cielo, y démosle un nombre, para no perdernos sobre toda la tierra"'. En cuanto al nombre Babel, su etimología no deja de resultar curiosa: La Biblia lo relaciona con el hebreo balal ("confundió"), cuando en realidad procede del babilonio báb-ili, que significa "puerta de Dios".La torre fue destruida por Jerjes en el año 479 y cuando Herodoto la visitó ya no pudo ver más que ruinas, pero mientras la construcción la altura de Etémenanki la casa donde de funden el cielo y la tierra", trace de unos 90 metros (los mismos que media su planta cuadrada): 33 metros el primero, al que todos tenían accesos 18 metros el segundos 6 metros los cuatro siguientes; y 15 metros el séptimo piso. De ellos, el último era un templo reservado y secreto, al que, como dice Herodoto, solamente tenían acceso las personas que participaban en los ritos sagrados de la hierogámia. Asimismo, Herodoto describe cómo sobre esta torre se elevaba otra, y sobre ésta otra más, hasta alcanzar un total de ocho torres, ya que el historiador catalogaba como torres las siete plataformas que formaban la zigurat junto a su capilla en la cima. La altura de la torre de Babel, muy por encima de da media de otras zigurats, era debida a que el monumento pertenecía al poderoso dios Marduk, que había superado en importancia tanto a Anu como a Enil. Fue sin duda uno de los monumentos más destacados de la poderosa Babilonia ciudad sagrada donde confluían 53 templos a los grandes dioses, 55 capillas a Marduk, 300 capillas para divinidades terrestres, 600 para las celestes, y 400 altares.

Artículo completo en
http://images.google.com.pe/imgres?imgurl=http://terraeantiqvae.blogia.com/upload/TorreBabelWeb1.JPG&imgrefurl=http://terraeantiqvae.blogia.com/2005/052803-los-zigurats-escalando-el-cielo.php&usg=__HWkDcMC1zU-PYOpD2R2Kuibs9zw=&h=412&w=410&sz=20&hl=es&start=13&sig2=4o0p2rNTMpumKBxlTkvFdg&um=1&tbnid=06bLJH9aXlk4gM:&tbnh=125&tbnw=124&ei=DMRVSeHKKZqatweps7WrDg&prev=/images%3Fq%3Dtorre%2Bde%2Bbabel%26um%3D1%26hl%3Des

domingo, 21 de diciembre de 2008

Si Israel es la respuesta, ¿cuál era la pregunta?

por Avishai Margalit

A sesenta años de la creación de Israel, el reputado ensayista Avishai Margalit vuelve a aquellas fechas para formularse una pregunta pertinente: ¿a qué situación respondió, y responde, este Estado? Más allá de sus lúcidas respuestas, advierte: la nobleza del proyecto original podría desaparecer si el nacionalismo mesiánico se sale con la suya.

¿Cuál era la pregunta de la que Israel es la respuesta? ¿Es Israel una buena respuesta? Hay dos insinuaciones habituales y opuestas cuando se responden estas dos preguntas. Una dice: Israel fue una respuesta a la existencia problemática de los judíos en el exilio; la otra señala: Israel fue una respuesta al Holocausto. Ambas afirmaciones son engañosas desde un punto de vista histórico. Yo propongo una tercera que es, creo, válida históricamente. Pero antes examinemos las dos respuestas engañosas.

La primera, que dominó la historiografía sionista, dice sucintamente: el problema era el exilio y la respuesta fue el regreso al hogar nacional, e Israel es el hogar nacional.
Los judíos fueron expulsados de su hogar nacional y sufrieron enormemente como eternos extranjeros, incluso en lugares en los que habían vivido durante generaciones. La historia de los judíos es la historia de la persecución: una humillación profunda sumada a la amenaza existencial. La única respuesta viable al sufrimiento de los judíos era su regreso al lugar que incesantemente habían anhelado durante los largos años de exilio. En esta narración, la vida judía está destinada a cumplir un plan preordenado, cuyo objetivo es el regreso a eretz Israel (la tierra de Israel).
El sionismo moderno no es más que otra manifestación del prolongado anhelo y esfuerzo de los judíos por regresar al hogar nacional y establecer un Estado independiente. Es, en resumen, un esfuerzo político moderno por responder a una vieja pregunta con una respuesta vieja. El elemento nuevo es el éxito del sionismo moderno al hacer sostenible su respuesta por medio de la creación del Israel moderno, un Estado judío que en estos días celebra su sexagésimo aniversario.

La narración sionista de la historia magnificó todos los esfuerzos pasados para establecerse en la tierra de Israel. Incluso casos de un alcance minúsculo fueron magnificados fuera de toda proporción para demostrar el anhelo y esfuerzo de los judíos por redimirse de las aflicciones del exilio mediante el regreso a Sión. Sión era el nombre de una montaña y una fortaleza cercanas a Jerusalén que la Biblia convirtió en una metonimia poética de Jerusalén, al principio, y después de toda la tierra de Israel. El sionismo, en este relato, es simplemente el nombre del anhelo y el esfuerzo de los judíos, en todos los lugares y todos los tiempos, por volver a Sión.
Es una visión inclusiva: incluye a los judíos bajo dominio islámico así como a los judíos bajo dominio cristiano.

Esta idea inclusiva del sionismo requiere una reelaboración. Los judíos del mundo se dividen en dos grandes subgrupos: los judíos sefarditas y los judíos asquenazíes. Sefarad es el nombre hebreo medieval de España y Asquenaz es el nombre medieval hebreo de Alemania.
En un sentido estricto, un judío sefardí era un judío originario de España y Portugal. Pero el término adquirió un ámbito mucho más amplio y ahora se refiere también, o incluso de manera principal, a los judíos de origen árabe o iraní.
Por lo que respecta a los judíos asquenazíes, este término se refiere a los descendientes de judíos alemanes que emigraron durante la Baja Edad Media, especialmente de la Europa del este y central, y a sus descendientes.
La división entre los dos subgrupos es en parte religiosa (cada grupo tiene costumbres religiosas distintas), en parte cultural (el idioma de los judíos asquenazíes era sobre todo el yídish) y en parte étnica. Si en el siglo XI el 97 por ciento de los judíos del mundo eran sefardíes, en vísperas de la Segunda Guerra Mundial un 92 por ciento de ellos eran asquenazíes.
Según el punto de vista inclusivo, los judíos de ambos lados de la división eran sionistas. El cambio en las cifras de ambos subgrupos tiene poco que ver con el punto fijo de la vida judía: que los judíos son desgraciados en el exilio y desean redimirse en su tierra histórica. Los asquenazíes y los sefardíes eran protosionistas, es decir, sionistas premodernos, pero sionistas de todos modos. La amarga ironía es que, aunque la historia sionista debía ser por completo inclusiva, los judíos sefardíes sintieron que estaban siendo inmerecida y sistemáticamente marginados de ella. Regresaremos a eso más tarde.
La narración sionista transmite una potente visión de la historia y la vida judías y tuvo una inmensa influencia sobre la imaginación y las acciones sionistas. La pregunta es: ¿es una historia cierta desde un punto de vista histórico?
La narración sionista presentaba algunos hechos importantes de manera correcta. Los judíos de la diáspora tuvieron durante mucho tiempo una percepción “nacional” y no sólo religiosa del pueblo judío; los judíos no son una invención moderna. También es cierto, sin lugar a dudas, que en la larga historia de los judíos éstos expresaron un anhelo de la Tierra Santa como su tierra prometida. Cuando los judíos rezaban para que lloviera, lo hacían para que lloviera en Israel, no en España.
Pero la historia sionista es engañosa: combina el anhelo de Sión –una nostalgia pasiva, un deseo melancólico– con el esfuerzo, que es un intento activo, una manifestación de voluntad nacional, una disposición a la lucha. El esfuerzo es acompañado, además, de un intento energético real y no sólo de rituales nostálgicos.
El sionismo político moderno es un verdadero esfuerzo, mientras que el viejo anhelo religioso era prácticamente una negación del esfuerzo. Los judíos se establecieron en todos los rincones del mundo, pero parece que evitaron hacerlo en la tierra de Israel casi deliberadamente. A mediados del siglo XIX había unos 45,000 judíos en Afganistán, pero considerablemente menos en la tierra de Israel (Palestina).
La historia sagrada de los judíos está saturada de la esperanza mesiánica de que serán redimidos por medio de un acto de intervención divina, un acto que provocará la reunión de los exiliados en Sión. Este tiempo mesiánico debe suceder en el tiempo histórico, y no en el reino por venir, pero lo cierto es que no sucederá por medio de un acto de mera iniciativa humana. Será un hecho revolucionario inspirado divinamente que cambiará al instante la inhóspita realidad y creará el armonioso reino de Dios en la tierra, con los judíos en su centro.
De vez en cuando se produjeron en la historia judía erupciones de energía mesiánica, lideradas por pseudomesías que prometían mostrar a los judíos ignorantes el camino a la Tierra Prometida.
Un judío iraquí del siglo XII, David Alroy, inició una revuelta contra el sultán Seljuk y prometió a sus seguidores, la mayoría de Bagdad y Mosul, recuperar Jerusalén; fue decapitado por la espada del sultán. En el siglo XVI apareció otro mesías, un enano carismático y egocéntrico llamado David Reubeni, que tuvo como seguidor a un joven marrano de alta cuna, Diego Pires, quien tomó el nombre hebreo de Shlomo Molco; ambos intentaron conseguir el apoyo del papa Clemente VII para crear un reino judío en Palestina, pero su historia acabó mal: el medio místico Molco en la hoguera y el medio aventurero Reubeni en manos de la Inquisición de Llerena.
Estos mesías de medio pelo fueron tratados malamente en la memoria de los judíos religiosos –como impostores que crearon esperanzas peligrosamente elevadas–, pero con bastante amabilidad en la historiografía sionista.
Fueron percibidos, por los sionistas, como líderes que expresaban las aspiraciones nacionales de los judíos y como heraldos del sueño sionista moderno de crear un Estado judío soberano en Sión. Los pseudomesías daban fe de que los judíos siempre tuvieron el plan redentor de crear un Estado judío y de que se esforzaron, siempre que pudieron, por cumplir ese sueño, aun cuando a veces parecieran patéticos.
La ideología histórica sionista no es muy distinta a las demás ideologías históricas. La ideología histórica del comunismo soviético, por ejemplo, acostumbraba presentar las antiguas revueltas campesinas de los siglos XVII y XVIII, lideradas por Razin, Bulavin o Pugachev, como antecedentes de la gran Revolución de Octubre, lo que demostraba la inflexible resolución de los oprimidos de emanciparse. Las historias de redención, ya sean religiosas o seculares, contemplan la historia como el desarrollo de un plan: el plan de Dios o el de la astucia de la Historia. El significado completo del plan sólo se revela cuando se consigue la redención, redención que puede ser Israel, Jesús en la cruz o la Rusia soviética. Y, sin embargo, destellos del plan en desarrollo siempre preceden al acto de redención: Adán prefigura a Cristo así como los movimientos mesiánicos anticipan el sionismo moderno revolucionario. Una vez que nace el Estado de Israel, el significado completo del plan redentor sionista quedó a la vista de todo el mundo.
Esto es un cuento, no historia. La historia no es un campo de batalla en el que se consuman planes redentores predestinados. Puede haber algo de cierto en esos cuentos, y en el caso de la historia judía hay bastante, pero no explican, ni mucho menos, el sionismo moderno y a Israel como su encarnación histórica.

Hay una narración alternativa, raramente contada por los judíos, según la cual Israel es una respuesta a la destrucción de los judíos europeos en la Segunda Guerra Mundial. El mundo, que se sentía culpable por el Holocausto, decidió ayudar a los judíos que sobrevivieron a crear un Estado propio en Palestina. De modo que Israel, según este relato, es una respuesta a la pregunta de qué hacer con los judíos que quedaban en Europa. Fue una mala respuesta, pues se llevó a cabo a expensas de los palestinos, a quienes les robaron su tierra pese a no ser responsables de lo sucedido a los judíos en Europa. Esta es una versión demasiado ideológica, muy popular entre los detractores de Israel. Tiene poco valor como historia crítica y, sin embargo, tiene algo de cierto: el apoyo de dos tercios de las Naciones Unidas, en 1947, a establecer un Estado para los judíos en Palestina, junto a un Estado para los árabes de Palestina, sin duda se vio influido por la destrucción de los judíos europeos a manos de los nazis, destrucción que seguía fresca en la memoria.
El sionismo, como movimiento político dedicado al establecimiento de un Estado soberano en la tierra de Israel, no es algo que haya iniciado justo después de la destrucción del Templo de Jerusalén por los romanos (la generación posterior a Jesús) ni un movimiento posterior al Holocausto.
Si tenemos que referirnos al acontecimiento que dio pie al sionismo moderno, debemos hallarlo en los pogromos contra los judíos en el sur de Rusia en 1881, que tuvieron lugar después del asesinato de Alejandro II, el zar de Rusia. El número de judíos asesinados en esos pogromos fue pequeño en comparación con lo que sucedería años más tarde. El pesimismo judío, de sanos y enfermos, debería haber preparado a los judíos para aceptar ese acontecimiento como uno más en una cadena de desastres, pero la ola de concesiones otorgadas a los judíos incluso en la Rusia zarista creó la ilusión de que esas cosas ya no podían seguir sucediendo. A uno puede sorprenderle, después del Holocausto, que a los judíos les conmocionaran los pogromos rusos. Pero así fue. Hubo, antes, otra conmoción en la vida de los judíos: su expulsión de España el año en que Colón descubrió América.
Los judíos estaban siendo sistemáticamente expulsados de la Europa occidental desde antes. Con todo, la expulsión de España fue muy sentida por ellos debido a que su éxito en ese país había creado la impresión de que eran invencibles. Este hecho sólo puede compararse a la conmoción que habría provocado una expulsión de los judíos de Estados Unidos de haber tenido lugar.
Ambos acontecimientos, la expulsión de España y los pogromos de 1881 y 1882, influyeron en la vida judía y tuvieron efectos duraderos.
Israel es uno de los postergados y duraderos efectos de los acontecimientos en la Rusia zarista, de los que los pogromos fueron un síntoma. Otro efecto duradero, aunque también inmediato, fue el establecimiento de la mayor y más próspera comunidad judía que jamás haya existido en la vida judía: la comunidad judía en Norteamérica.
Los judíos de la Baja Edad Media fueron expulsados de la mayor parte de la Europa Occidental y no se les permitió establecerse apropiadamente en Rusia. El único país en que fueron bienvenidos fue el gran Reino de Polonia y Lituania, que en el siglo XVI estaba en su mejor momento, el país más grande de Europa. Fue en esta parte de Europa donde se concentraron dos tercios de los judíos. Tras la decadencia de Polonia y su partición, la mayoría de los judíos quedó bajo el gobierno del zar ruso y fue confinada a la Zona de Asentamiento, la frontera occidental de la Rusia imperial.
En el siglo XIX tuvo lugar un cambio radical en la demografía judía: si a principios del siglo había cerca de dos millones y medio de judíos en el mundo –dos millones de ellos en Europa–, al final del siglo había once millones y medio, más de la mitad de ellos bajo el régimen del zar ruso. La mayor parte vivía en pequeños pueblos (llamados shtel en yídish). Con el avance del capitalismo los judíos perdieron su viejo papel semifeudal como intermediarios entre terratenientes y campesinos, y se vieron severamente constreñidos por los gobernantes para asumir nuevos papeles económicos. La vida en la zona de asentamiento era dura y estaba asolada por la pobreza. Los judíos eran un objetivo fácil para los actos hostiles de unos vecinos que, en una competencia cada vez mayor, trataban de expulsar a los judíos de su papel de intermediarios. La explosión demográfica tuvo dos grandes efectos en la vida judía: el desplazamiento de pequeños pueblos a ciudades y la migración de Europa del Este a Occidente, especialmente América.
Los judíos (un diez por ciento de la población en Polonia) se convirtieron en gente urbana. Por ejemplo, treinta por ciento de la población de Varsovia antes de la Segunda Guerra Mundial era judía; en Lublin alcanzaba 35 por ciento, y en Pinsk, 63 por ciento.
Es en el seno de este inmenso movimiento de judíos, en el Este de Europa y fuera de él, con el deseo de establecerse en la Tierra de Israel (Palestina), donde debería contemplarse al sionismo.
Dos de los cinco millones de judíos de Rusia abandonaron este país y se establecieron en Occidente. Un millón y medio emigró a Estados Unidos.
Sólo un número minúsculo de judíos –unos cuarenta mil– emigró a Palestina, pero esta pequeña vanguardia impulsó una revolución trascendental en la vida de los judíos. Los que emigraron a Palestina eran jóvenes, adolescentes y veinteañeros: una cruzada de niños. Estos chicos llevaron consigo una revolución cultural de la que es emblema el renacimiento del hebreo, así como una revolución política, de la que sería emblema, más tarde, la creación del Estado de Israel.
Muchos judíos de Europa Oriental que notaron que su vida allí no tenía esperanza se preguntaron adónde ir y se respondieron: a América. No muchos respondieron: a Palestina (eretz Israel). Con todo, había una gran diferencia entre la pregunta de los judíos que respondieron “América” y la de los sionistas que respondieron “Palestina”. Los que fueron a América entendían que la pregunta era: ¿Adónde debo ir? Para los sionistas que acabaron en Palestina la pregunta era: ¿Adónde debo ir yo y el resto del pueblo judío? O más bien: ¿Adónde debería ir para prepararle el camino al pueblo judío?
Había otra pregunta para la que la respuesta era eretz Israel. La gente religiosa se preguntaba: ¿Dónde debo morir? O más bien: ¿Dónde debo ser enterrado? Para algunos la respuesta era: la Tierra Santa (donde la resurrección de los muertos en el fin de los días ocurrirá primero). Los sionistas se preguntaban dónde debían vivir y dónde debían morir. (“Vinimos a nuestra tierra a construir y ser construidos”, decía un famoso verso de una canción sionista.)
La pregunta y la respuesta sionistas no fueron sólo una reacción a acontecimientos externos como los pogromos. Fueron también una reacción a una oleada sin precedentes de autocrítica en el seno de la vida judía. La emancipación judía en la Europa Occidental fue un producto de la Revolución Francesa; con la emancipación emergió un movimiento de ilustración judía, y con éste, la autocrítica. Esta adoptó, en no pocas ocasiones, el punto de vista de los gentiles, incluido el punto de vista antisemita. Los judíos interiorizaron sus críticas y se trataron a sí mismos como una nación enferma que lloraba desesperadamente a la espera de una curación.
¿Cuál era la enfermedad de los judíos, cuya curación era para los sionistas Israel? Había muchos médicos entre los sionistas y disponían de diagnósticos muy diferentes. Los sionistas laboristas, es decir, los socialistas del movimiento sionista consideraban que la enfermedad era la falta de trabajo productivo y la lejanía de la tierra, que provocaba que los judíos carecieran de raíces y estuvieran lejos de la naturaleza. La derecha revisionista consideraba que la falta de un poder militar durante generaciones había hecho que los judíos carecieran de orgullo. De este modo los laboristas creían que la curación era trabajar la tierra y los revisionistas pensaban que un ejército judío era la panacea. Había algo estúpido y cruel en considerar a los judíos un pueblo enfermo. Además, la ironía es que la transformación profesional que los judíos urbanos experimentaron durante la modernidad los convirtió tal vez en la gente más adaptable para funcionar en la sociedad moderna, mientras que las fantasías a lo Tolstói de curarse mediante el cultivo de la tierra fueron, finalmente, más una causa de fricción con los campesinos árabes en Palestina que una curación para los judíos. En todo caso, Israel iba a ser una curación para una enfermedad crónica y no la mera consecución de un programa político.
La pregunta sionista a la que Israel fue una respuesta no era meramente: ¿En qué territorio deben establecerse los judíos? Ni siquiera se trataba de la pregunta de si los judíos debían establecer un Estado soberano; se sugirieron muchos territorios a los judíos. La pregunta era: ¿en qué tierra podían los judíos formar una nueva sociedad judía, diferente en aspectos fundamentales a las que tenían en el exilio? ¿Y en qué tierra podían los judíos crear una cultura hebrea moderna, expresada e informada por el idioma hebreo, el idioma de la Biblia?
La idea era crear una cultura judía moderna en el viejo idioma, que era significativo para los judíos pero que difería de sus lenguas del exilio. El idioma que competía con el hebreo era el yídish, el cual hablaba una inmensa mayoría de los judíos. La idea, tomada de la Ilustración judía, era que el hebreo, el “latín” de los judíos, reviviría como parte de una cultura moderna: el hebreo sería un puente entre el glorioso pasado bíblico, cuando los judíos moraban en su tierra, y el esfuerzo moderno de crear una cultura judía moderna. Los sionistas, con todo, tenían razón al creer que la cultura hebrea, centrada alrededor del idioma hebreo, sólo podía tener lugar en el seno de una comunidad judía que viviera en la tierra que invocan los recuerdos bíblicos, lo que señalaría un contraste con la cultura judía en la diáspora. De hecho, el renacimiento del hebreo en Israel y la creación de una vibrante cultura hebrea son un asombroso éxito del movimiento sionista, éxito mucho más impresionante, me parece, que la creación del Estado mismo.
La pregunta sionista a la que Israel fue la respuesta no era la conocida pregunta judía: ¿Adónde ir en tiempos de problemas? La pregunta era: ¿adónde ir para poder ser libres y crear y mantener una cultura nacional en hebreo alrededor de la cual se pueda construir una nueva sociedad judía y una vida judía modernas? Esa era una pregunta nueva y revolucionaria; y la respuesta llamaba a la acción revolucionaria en la vida de los judíos en lugar de esperar al mesías.
¿Por qué la cultura se convirtió en una preocupación tan importante para los sionistas?
El tópico metafórico de que las “murallas” del gueto judío estaban cayendo tenía mucho de realidad. La cultura judía era una cultura centrada en el texto. En el centro estaban los grandes textos del judaísmo rabínico: el Talmud. La Ilustración, el modernismo cultural y el capitalismo tiraron por tierra los viejos muros metafóricos. Algunos judíos optaron por la asimilación en la más amplia cultura dominante de sus vecinos europeos, mientras otros optaron por lo contrario: rechazo total al modernismo y creación de murallas más altas alrededor de la vieja cultura religiosa. Esa fue la postura de la ultraortodoxia. Muchos otros vagaron sin un objetivo. Y unos más trataron de crear una cultura judía, una cultura proletaria en el idioma de los judíos, es decir, el yídish, e intentaron vincular esta cultura con un movimiento liberador más amplio, es decir, el socialismo. Eso fue lo hecho por el importante movimiento judío Bund.
El sionismo que fue acaparado por la rama socialista no creía que hubiera esperanza en Europa para la vida judía, y sin duda tampoco para vencer el intenso antisemitismo de la época. La vida judía, pensaban, necesitaba un nuevo inicio en un lugar viejo-nuevo. (De hecho, Theodor Herzl, el visionario sionista, llamó a su utopía Altneuland, la tierra viejo-nueva.) Para un nuevo inicio era necesario romper con la vida del exilio y crear una contracultura que mantuviera una relación con la historia judía.
El hebreo, el idioma viejo-nuevo, fue elegido con ese fin: estaba vinculado con la historia sagrada de los judíos pero, al no ser utilizado activamente, podía ser resucitado con un contenido moderno.
Los sionistas, que reconocían la libertad de que gozaban los judíos en América, no creían que allí pudiera florecer la vida judía. Consideraban que en América los judíos sólo podían recordarse como una nostálgica comunidad de la memoria, y que incluso eso sólo sería posible mientras siguieran con vida quienes tenían algún recuerdo de la vieja vida judía. La cultura judía se evaporaría al desvanecerse la memoria; de ahí la necesidad de crear una nueva sociedad, viable y con una cultura que mirara al futuro, no una simple comunidad de la memoria.
La tierra de Israel fue el lugar escogido e Israel fue la respuesta a esta aspiración.
El asentamiento sionista en Palestina llevaba consigo la idea de lo viejo-nuevo. Este es un hecho importante tanto en la geografía sionista como en su historia. La Biblia nos dice que los israelitas bíblicos llegaron a la Tierra Prometida desde el este, cruzaron el río Jordán y se asentaron en el risco montañoso y en los valles de Judea y Samaria. Al oeste de la Tierra Santa, en la costa mediterránea, moraban otras naciones, especialmente los filisteos, enemigos mortales de los israelitas. Los judíos, en su larga historia, apenas poblaron esa parte del país, pero esa es la parte del país en que ahora vive un ochenta por ciento de la población de Israel. Hay ahí una paradoja. El asentamiento sionista no ocurrió en la tierra bíblica: ocurrió en la tierra de los filisteos. La idea era instalarse cerca de los viejos símbolos, pero a una distancia segura de los lugares simbólicos. La esperanza era establecerse en lugares que permitieran crear una nueva sociedad. Tel Aviv, un lugar sin historia bíblica, y no Jerusalén, es el símbolo del asentamiento sionista. Estos se establecieron cerca de los símbolos, pero no en los símbolos, cosa que cambió completamente después de la guerra de 1967 y, especialmente, de la de 1973. Los israelíes, llevados por un nacionalismo mesiánico disfrazado de sionismo, empezaron a instalarse en los símbolos, y así crearon una dinámica de ocupación y subyugación de los árabes palestinos. En lugar de dos Estados para dos pueblos en la tierra de Israel / Palestina, se creó una entidad política dominada por los judíos. Si esto sigue así, será el fin del sionismo y el fin de Israel como respuesta a las aspiraciones de los judíos.
A Zhou Enlai le preguntaron una vez: “¿Fue un éxito la Revolución Francesa?” “Es demasiado pronto para saberlo” fue su famosa respuesta. Esa es visión a largo plazo. ¿Fue un éxito la revolución sionista? ¿Fue Israel, su creación, una buena respuesta a la grave situación de los judíos? Su fundador Herzl tuvo el improbable sueño de establecer un Estado de los judíos en un territorio en el que prácticamente no había judíos, en un territorio gobernado por los grandes poderes de la época, Turquía y más tarde Gran Bretaña. Cincuenta años después (el primer congreso sionista tuvo lugar en 1897 en Basilea) el movimiento sionista consiguió establecer un Estado con sólo 650,000 judíos. Cincuenta años después hay seis millones de judíos en Israel que tienen el hebreo como lengua principal.
Pero hoy Israel está atrapado. Si Israel no es capaz, como Houdini, de sacarse a sí mismo de los territorios ocupados, el sionismo puede acabar siendo no un proyecto noble sino una calamidad moral.
He mencionado que la respuesta sionista a la grave situación de los judíos fue, ante todo, una reacción a acontecimientos sucedidos en la Europa oriental. Pero ¿qué hay de los demás judíos, los judíos de Europa occidental y los que viven en países islámicos? He hablado del yídish como de la lengua de los judíos que sería sustituida por el hebreo. Pero ¿qué hay del ladino y de las 36 otras lenguas habladas sobre todo por los judíos sefardíes? ¿Es mi relato una historia del Mayflower asquenazí que margina a los demás?
Creo que no. En primer lugar, veamos Europa occidental. Muchos de los sionistas de Europa occidental eran inmigrantes judíos de Europa oriental que llevaban consigo el equipaje de su generación. Con todo, había sionistas en Occidente, partidarios de los viejos tiempos. En muchas ocasiones eran sionistas filantrópicos: no creían que el sionismo les concerniera personalmente, pero les parecía una buena idea mandar a los judíos de Europa oriental a Palestina. Esto, por supuesto, es una simplificación de una actitud compleja, pero hay suficiente verdad en ello para exponerlo de esta manera. Por lo que respecta a los judíos orientales, a los judíos de comunidades islámicas, ya he mencionado que la proporción de esos judíos antes de la Segunda Guerra Mundial, con relación a los judíos de todo el mundo, era de un siete por ciento. Es un hecho sorprendente, pues muchos israelíes creen que esa proporción era poco más o menos como la del Israel actual, más o menos mitad y mitad de judíos occidentales y orientales. Lo cierto es que, cuando el sionismo emergió como movimiento político, los judíos orientales eran demasiado pocos y estaban demasiado lejos para entrar en el horizonte de los judíos de Europa oriental.
Con la inmigración sionista a Palestina se produjo una inmigración de los países árabes, principalmente de Yemen, motivada por el anhelo mesiánico de la Tierra Santa. En los años anteriores a la Segunda Guerra Mundial, en Palestina había un quince por ciento de judíos orientales.
La destrucción de los judíos europeos por los nazis, y el confinamiento durante muchos años de los judíos en la Rusia comunista, robó al sionismo sus partidarios naturales en Europa oriental. Después de 1948, la inmigración procedente de países islámicos se convirtió en la dominante en Israel. De modo que los judíos orientales se volvieron muy importantes en el proyecto sionista de construir Israel. Pero esto es un desarrollo relativamente tardío: los judíos de países islámicos no estaban en el origen del sionismo político, aunque eran intensos poseedores del anhelo tradicional de Sión.
Hay una tercera comunidad en Israel, la comunidad religiosa ultraortodoxa, que fue históricamente hostil al proyecto sionista; contra ella se rebeló el sionismo secular, moderno y ortodoxo. Esta comunidad era percibida como moribunda; la paradoja es que está floreciendo en el moderno Israel sionista más que ninguna otra comunidad en número e instituciones. La historia de cómo sucedió esto es larga; la corta es que ha sucedido. De modo que Israel está hoy sujeto a tres clases de tensiones internas entre sus ciudadanos, excluyendo a los palestinos en los territorios: judíos y árabes, religiosos y no religiosos, judíos asquenazíes y sefarditas. Cada una de esas tensiones podría hacer saltar por los aires a cualquier sociedad; lo que hace que Israel siga en marcha e incluso prospere es que no hay una tensión sino tres. Cuando una tensión se vuelve demasiado intensa es normalmente sustituida por otra.
“Si vosotros queréis, no es un sueño”, dijo Herzl a su pueblo. Lo que olvidó decir fue que un sueño puede convertirse fácilmente en pesadilla. El proyecto de Israel es seguir siendo un sueño y no una pesadilla.
Traducción de Ramón González Férriz

domingo, 30 de noviembre de 2008

Patacones de Cuarto Bimestre

1. ¿Qué significan las siglas APEC?
2. ¿Cuántos miembros posee en total? ¿Cuántos son asiáticos? ¿Cuántos son Peruanos? Identifícalos.
3. Observa el mapa e indica en qué ciudades del Perú se han realizado las reuniones de esta XVI Cumbre del APEC.
4. ¿Quiénes son los gobernantes de Reública Popular de China, China Taipei, Corea y Brunei?
5. ¿Cuáles son los temas que se han tratado en la XVI Cumbre APEC?
http://www.elcomercio.com.pe/edicionimpresa/Html/2008-02-22/apec-trato-temas-tecnologia-y-comercio.html
http://www.apec2008.org.pe/apectopics.aspx

6. ¿Dónde se ubica el Proyecto del Alto Piura?
7. ¿Entre qué ríos se hará el trasvase de agua?
8. ¿En qué consistiría el aprovechamiento de aguas? ¿Qué ventajas presenta el proyecto?
Semana. Suplemento Dominical del Diario "El Tiempo" 30 de Noviembre de 2008

9. ¿Qué finalidad tuvo la construcción de la ciudadela de Kuélap? ¿Quiénes vivieron ahí? ¿A qué altura se ubica? ¿Qué características de construcción presenta?
Alumnos de Cuarto de Secundaria. Viaje de Estudios a Chachapoyas 2008.

10. ¿Cuál es la única cooperativa que sobrevivió a la Reforma Agraria? ¿Cómo lo logró? ¿Dónde se ubica? ¿A qué se dedican sus habitantes?
Alumnos de Tercero de Secundaria. Viaje de Estudios a Cajamarca 2008.

domingo, 23 de noviembre de 2008

Temas de Arte y Cultura Medieval Revista Historia National Geographic


Los secretos de la catedral de Notre Dame
La catedral gótica más famosa del mundo se construyó entre los siglos XII y XIV. Ningún edificio encarna mejor el saber técnico y la cultura artística de los hombres de finales de la Edad Media.

El lenguaje de las catedrales
Vidrieras luminosas, esculturas de monstruos, laberintos enigmáticos trazados en el pavimento... El arte de las catedrales góticas constituye una verdadera enciclopedia de símbolos que resulta fascinante descifrar.

Cluny, la nueva Iglesia
En los siglos X y XI el monasterio francés de Cluny fue focode un movimiento de reforma monástica que irradió en toda Europa, transformando el espíritu y la forma de vida dela Iglesia medieval.


Catedrales: los constructores del gótico
En la Baja Edad Media la espiritualidad cristiana sufre una revolución: si antes se buscaba el recogimiento, ahora serán la luz, la elevación y una expresividad más humana los valores que se resalten
Alquimistas: en busca de la piedra filosofal
Transformar los metales en oro, y acaso alcanzar la inmortalidad. Aunque estos eran objetivos de los alquimistas, su ardua búsqueda fue ante todo una indagación sobre los secretos últimos de la vida y el universo

Artículos de Historia de Roma Antigua Revista de la National Geographic

Los Evangelios apócrifos
Junto a los cuatro Evangelios reconocidos por la iglesia, entre los siglos II y VII d.C. surgieron multitud de textos relacionados con la vida de Jesús. Algunos presentan la figura de Cristo a la luz de la filosofía gnóstica; otros le atribuyen toda clase de hechos portentosos destinados a estimular la devoción de los fieles cristianos. Los evangelios de Tomás, Pedro o Judas son sólo algunos de estos textos.
Nerón y el Incendio de Roma
El emperador Nerón aprovechó el incendio del año 64 d.C. para erigir su gran palacio, la Domus Aurea, mientras acusaba a los cristianos del desastre para alejar de sí las sospechas.



Gladiadores: muerte en la arena
El mayor espectáculo de masas de la Antigüedad tuvo como protagonistas a los gladiadores. Eran los ídolos del público romano, que esperaba verlos morir con valentía tras un buen combate.

Julio César, el mayor general de Roma
Gran estratega militar y general carismático como pocos, Julio César venció en casi todas sus empresas gracias a su genio, su coraje personal y la lealtad que le profesaron sus soldados.

miércoles, 12 de noviembre de 2008

Ficha de Visita al Museo Vicús (Piura)

Nuestra historia regional ha aportado mucho a la Historia del Perú, es una parte importante de nuestra formación como región, como pueblo, como nación. Aprovecha ahora la oportunidad de conocer un poco más sobre la Cultura Vicús y sumérgete momentáneamente en nuestro pasado regional.

1. ¿ Cuáles han sido las razones de la elección del nombre del museo? ¿ Qué categoría tiene? ¿Cuántas salas tiene el Museo Vicús?
............................................................................................................................................................................... ...............................................................................................................................................................................
...............................................................................................................................................................................
2. ¿ Quién fue Oscar Fernández de Córdova?
.............................................................................................................................................................................. ...............................................................................................................................................................................
3. ¿ Dónde se desarrolló la Cultura Vicús? ¿ Cuántas tumbas han encontrado?
............................................................................................................................................................................... ...............................................................................................................................................................................
4. ¿ Cuál es la historia del decomiso de las piezas de la colección? ¿ De dónde habían sido saqueados?
............................................................................................................................................................................... ...............................................................................................................................................................................
...............................................................................................................................................................................
5. ¿ Cuándo volvieron las piezas a Piura?
............................................................................................................................................................................... ...............................................................................................................................................................................

SALA SEÑOR DE OLLEROS
6. ¿ Dónde se ubica la zona de Olleros? ¿ Qué diferencias hay entre el Señor de Olleros y los demás?
............................................................................................................................................................................... ...............................................................................................................................................................................
7. ¿ Cuál es la disposición de los cuerpos encontrados?
............................................................................................................................................................................... ...............................................................................................................................................................................
8. ¿ Qué arqueólogo realizó la excavación? ¿ En qué cerros? ¿Fecha aproximada? ¿Perteneció a la dinastía Hurin o Hanan?
............................................................................................................................................................................... ...............................................................................................................................................................................
9. ¿ Qué armas observas a la vista?
............................................................................................................................................................................... ...............................................................................................................................................................................
10. ¿ Cómo está vestido el maniquí? ¿ Qué piezas de su vestimenta son de oro?
............................................................................................................................................................................... ...............................................................................................................................................................................
11. ¿ Cómo unían las láminas a la vestimenta?
............................................................................................................................................................................... ...............................................................................................................................................................................
12. ¿ Qué colores presenta la vestimenta? ¿ Qué objetos decorativos observas?
............................................................................................................................................................................... ...............................................................................................................................................................................
13. ¿ Cómo es la nariguera?
............................................................................................................................................................................... ...............................................................................................................................................................................
14. ¿ Cómo son las manijas de la estólica? ¿utilidad? ¿material utilizado?
............................................................................................................................................................................... ...............................................................................................................................................................................
15. ¿ Cuáles son los ornamentos representativos del “poder” que utilizaban los Vicús?
............................................................................................................................................................................... ...............................................................................................................................................................................
16. ¿ Qué logros alcanzaron en tecnología metalúrgica?
............................................................................................................................................................................... ...............................................................................................................................................................................
17. ¿ Qué es la Tumbaga?
............................................................................................................................................................................... ...............................................................................................................................................................................
18. ¿Qué variedades presentaba? ¿ Qué se obtenía de mezclar:
Cobre + Arsénico ................................. Oro + Plata + Cobre .................................
Oro + cobre ................................. Plata + Cobre .................................
19. ¿ Qué representa la pintura del fondo?
............................................................................................................................................................................... ...............................................................................................................................................................................
20. ¿ Qué tipo de moldes usaron?
............................................................................................................................................................................... ...............................................................................................................................................................................
21. ¿ Qué técnicas de manufactura usaron? ¿ Qué tipos de unión usaron?
............................................................................................................................................................................... ...............................................................................................................................................................................
22. ¿ Qué técnicas decorativas utilizaron?
............................................................................................................................................................................... ...............................................................................................................................................................................
23. ¿ Qué técnicas de construcción practicaron?
............................................................................................................................................................................... ...............................................................................................................................................................................
SALA FRÍAS
24. ¿ Qué objetos observas?
............................................................................................................................................................................... ...............................................................................................................................................................................
25. Describe el Pectoral.¿Cómo lo unieron al tejido?
............................................................................................................................................................................... ...............................................................................................................................................................................
26. ¿Cómo es el collar?
............................................................................................................................................................................... ...............................................................................................................................................................................
27. Describe el cinturón de oro.
............................................................................................................................................................................... ...............................................................................................................................................................................
28. ¿ Cómo usaban las turquesas?
............................................................................................................................................................................... ...............................................................................................................................................................................

SALA TUMBA 11
29. ¿Qué objetos observas?
............................................................................................................................................................................... ...............................................................................................................................................................................
30. ¿ Cómo es la Corona?
............................................................................................................................................................................... ...............................................................................................................................................................................
31. Observa las vidrieras con fotos y artículos periodísticos ¿ Cuál es la importancia de la excavación científica?
............................................................................................................................................................................... ...............................................................................................................................................................................
32. ¿Qué elementos comprende el ajuar femenino?
............................................................................................................................................................................... ...............................................................................................................................................................................
33. ¿Cómo es el sílex usado en Yécala?
............................................................................................................................................................................... ...............................................................................................................................................................................
34. ¿Cómo son los cementerios del Alto Piura? (cerro Vicús)
............................................................................................................................................................................... ...............................................................................................................................................................................
35. ¿Qué formas de tumbas se exhibe?
............................................................................................................................................................................... ...............................................................................................................................................................................
36. ¿Cuáles son los sitios del Rescate Arqueológico en Piura? (7)
............................................................................................................................................................................... ...............................................................................................................................................................................

SALA DIOSA DE FRÍAS
37. ¿ Qué es? Descríbela
............................................................................................................................................................................... ...............................................................................................................................................................................
38. Describe la otra pieza expuesta en la sala.
............................................................................................................................................................................... ...............................................................................................................................................................................
* Haz una comparación entre los colores utilizados para la vestimenta en esa época y los usados actualmente ¿ Qué es la moda ecológica?
............................................................................................................................................................................... ...............................................................................................................................................................................

domingo, 19 de octubre de 2008

Los Ojos representados en las paredes de las casas de Kuélap





El lenguaje de representación simbólica utilizado por los chachapoyas en Kuélap es muy interesante; incluye elementos pertenecientes a la fauna que solía habitar la zona y que en el caso de los felinos, formaban parte de las divinidades andinas. Tratemos de identificar en las imágenes precedentes los siguientes tipos de ojos:

a) Ojo de Jaguar: representado por tres rombos uno dentro de otro, como en la primera fotografía (arriba a la izquierda)
b) Ojo de Puma: representado por dos rombos, uno dentro de otro y un bloque de piedra colocado en vertical, dividiendo el rombo en dos triángulos, simulando de esta manera la pupila del felino.
c) Ojo de serpiente: representado por dos rombos simples, uno dentro de otro.
Además, se representaba el cuerpo de la serpiente, trazando un camino de zig zag con bloques de piedra formando un camino como el que se aprecia en cualquiera de las tres imágenes, en la primera hilera superior de cada rombo.

El Torreón Principal de Kuélap




Dentro de las construcciones de la ciudadela de Kuélap, destaca este torreón, ubicado al norte de la misma, denominado el Torreón Principal. Este torreón actuaba como una torre de vigilancia para prevenir ataques intempestivos sobre los habitantes chachapoyas.

Para comprender la importancia estratégica de este lugar en la primera foto se puede apreciar el profundo cañón que se divisa desde el lado izquierdo del torreón; que permite a la vez, divisar los desplazamientos de la gente asentada en los valles aledaños.

Asimismo en la última fotografía, se aprecia el abismo y las terrazas de cultivo que se divisaban desde lo alto de este mirador.

Flora y Vegetación en Kuélap















La limpieza de la zona de Kuélap lleva ya varias décadas debido a que por su ubicación geográfica en Selva Alta; y, al paso de los años, una tupida vegetación arbustiva la cubría al momento de su descubrimiento. A pesar de los esfuerzos, transitar por la zona requiere prestar mucha atención a cada paso.

Llamas en Kuélap

















A pesar de lo difícil del terreno, estos preciosos ejemplares de llamas peruanas pastan alegremente entre los restos de la Ciudad de Kuélap.

lunes, 13 de octubre de 2008

Quiero leer... pero me está prohibido hacerlo.


¿Se imaginan esta frase en los labios de un joven de esta época? Totalmente improbable! Y es que en esta época si alguna facilidad podemos tener es la facilidad de acceder a todo tipo de información; y, a través de los distintos medios de difusión existentes. Por suerte todos están a nuestro alcance y depende de nosotros saber aprovecharlos y utilizarlos con inteligencia y sabiduría, para un objetivo justo y provechoso para nosotros y para los demás.

Sin embargo, durante la Edad Media, los libros eran un artículo reservado sólo a ciertas élites, generalmente las más preparadas, aquellos que sabían hablar el sermo o Latín en su versión culta (Sermo Nobilis y Sermo Rústicus). En estas élites se contaban reyes y sacerdotes y un reducido grupo de letrados, ya que en las ciudades el porcentaje de alfabetos no superaba el 15%.

Por otro lado, la dificultad de elaborar libros -ya que en esa época se escribían a mano, trabajo encargado a los Scriptores, que copiaban los libros en los idiomas solicitados, generalmente latín y griego- hacían que los libros se convirtieran en artículos exclusivos, ansiados por muchos, pero al alcance de muy pocos.

Esto sumado a la idea medieval de que la información no podía, ni debía estar al alcance de todos, hacía que, en las bibliotecas se tomara medidas de seguridad extrema para proteger los ejemplares de lso libros más valiosos que poseían; de ese modo, si un ejemplar era muy valioso, se le protegía de posibles robos, dotándolo de una cadena adosada a su lomo, en cuyo extremo opuesto había una especie de seguro que permitían fijarlo a la mesa de consulta, donde se colocaba un sujetador, para el mismo.

Vestimenta del Inca y la Coya


La Vestimenta del Inca
1)Plumas de ave Ccorekenke
2)Borla (puyllu)
3)Casco (chucu)
4)Cetro (sunturpauccar)
5)Cordón (llauta)
6) Arillo (tulumpi)
7)Rapacejo (mascaipacha)
8)Capelina (phullu)
9)Pequeño centro (macana)
10)Escudo con su banderín (pullcancca con su huifala)
11)Pulsera (chchipana)
12)Franja (tocapo)
13)Copa (llaccolla)
14)Flecadura (saccsa)
15)Sandalia (usuta)
16)Placa metálica (accorasi)
17)Túnica (uncu).
"Se distinguía por su tocado y por las finas telas de tapicería ('cumpi') con que habían sido fabricados sus vestidos ... Pero en lo que se refiere al tocado sólo el lnca usaba la simbólica 'mascaipacha' o insignia real, que eran flecos sujetados con un cordón multicolor, en varias vueltas (¡¡auto). La 'borla' roja enmarcada en oro y adornada en la parte superior por un broche del que nacían vistosas plumas del ave 'corequenque', que se distinguían por su rareza, completaba el simbólico tocado... Era privilegio del lnca y de la nobleza llevar el polo corto 'trasquilado'. También el portar orejeras. Para ello desde jóvenes se horadaba a los varones el lóbulo de la oreja; por esto los españoles llamaron en general orejones' a los individuos de la nobleza".
Federico Kauffmann.
Vestimenta de la Coya
1) Prendedor (tupayauri)
2) Cubre-cabeza (sukkupa o ñañaca)
3) Mantilla (lliclla)
4) Alfiler (tupu)
5) Franja (tocapo)
6) Flores (ttica)
7) Bolsa (chchuspa)
8) Túnica (acsu)
9) Sandalia (usuta) (Ushuta u Ojota)

Esquema de los indicadores del Desarrollo Cultural de la Edad Media


domingo, 12 de octubre de 2008

Ceramios Naturalistas Moche. Representación de Aia Paec



Maravillosas muestras del arte cerámico de los Moche.
En el ceramio de la izquierda se representa numerosas mazorcas envolviendo a la divinidad de Aia Paec, que ostenta mazorcas incluso en forma de aretes.
A la derecha úna representación más humana de Aia Paec, el dios en una actitud casi doméstica, al jugar con su perro.
Obsérvese en este ceramio que la base cuadrangular es decorada por un circuito de olas que representan la corriente marina del Perú

Autosacrificios Moche


Una parte esencial de los sacrificios Moche eran los autosacrificios; práctica basada en la convicción del pueblo Moche, de que había mayor mérito en ir a ofrecerse voluntariamente para el sacrificio.
Este tipo de rituales se realizaban en fortalezas, templos y en montañas, como las que se muestran en la entrada referente a los despeñamientos en esta cultura.
En esta foto, publicada en El Comercio, se muestra cómo el sacrificado se autodecapitaba en la consumación del hecho, generalmente en presencia de testigos del mismo.

sábado, 11 de octubre de 2008

Los hijos ¿el mayor tesoro?... Depende


En efecto, en el siguiente extracto encontrarán la explicación al título de esta entrada; y es que, de hecho, mis queridos alumnos, depende de la época histórica a la que nos estemos refiriendo; pues, en las edades Antigua y Media, los hijos no eran considerados más que, como una especie de mal necesario; al mismo que, una vez llegado, había que buscarle una utilidad.

(Extracto)

A partir del siglo IV, se rehuye lo más posible los deberes de paternidad. “Nada más desgraciado que un padre, a no ser otro que tenga más hijos”; “no se debe tener hijos”: tales son, en adelante, las máximas de la sabiduría corriente. No se requiere, en modo alguno, tener hijas, y más de un hijo resulta excesivo. El hijo único es el ideal cuando se quiere dejar posteridad. Para justificarse, se recurre al sofisma de la solicitud paterna: el hombre de poca fortuna, se niega a crear pobres, el rico cree que su deber es el de impedir la división del patrimonio; no desean más hijos porque, dicen ellos, los aman demasiado. En realidad, muy a menudo los padres obedecen a motivos egoístas; se desaniman por los desvelos y preocupaciones diarias que produce una familia numerosa, por el gasto que representan los hijos hasta el final de su educación.

Extraído de: Henri Berr. “La Evolución de la Humanidad” Sección Primera. Introducción (Prehistoria Antigüedad) Tomo IV. La Ciudad Griega.

El Corán y la evolución de la escritura

(Extracto)

El Corán, según la doctrina musulmana ortodoxa, si bien le fue revelado al profeta Mahoma como la palabra de Dios, no fue “creado por Dios”. Se cree que el texto terrenal reproduce un original eterno “no creado” que está en los cielos (…) Según la tradición, cuando el conquistador musulmán de Alejandría, Amr ibn al-As entró en esa ciudad en el año 642, le preguntó al Califa Omar qué debía hacer con todos los libros de la Biblioteca de Alejandría. El califa respondió: “Si lo que está escrito en ellos concuerda con el libro de Dios, no son necesarios; si no concuerda, no son deseados. Por tanto, destrúyelos”. Pese al piadoso consejo, parece que el conquistador no quemó la biblioteca.

La lengua árabe quedó fijada en el Corán. “La gente amaba a los árabes por tres razones: Yo soy árabe; el Corán es árabe; y la lengua de los habitantes del paraíso es el árabe”, dijo el profeta. El árabe no era un mero vehículo de la religión sino la lengua original de la humanidad entera, que le fue dada a Adán, y él fue quien escribió sobre arcilla por primera vez. La escritura árabe no fue un fenómeno gradual. (…) Las plegarias dirigidas a Dios debían hacerse en todas partes en su propia lengua, que es el árabe. Así pues, los musulmanes de todo el mundo usan el árabe en las oraciones que recitan cinco veces al día. Cuando nace un niño se le recita al oído el credo islámico (naturalmente en árabe: La ilah illah allah; Muhammad rasul allah) Estas deben ser las primeras palabras que aprendan a decir los niños, y las últimas pronunciadas por los que van a morir.

No es de extrañar, entonces, que imitar el estilo del Corán se considere un sacrilegio. Uno de los axiomas del islam es que el Corán es intraducible y está prohibido intentar traducirlo. [salvo que se haga a modo de explicación o paráfrasis a cargo de un creyente]

(…) Puesto que recitar pasajes del Corán es el primer deber sagrado, un niño musulmán modelo, debe recordar, en teoría, todo el Corán. Cuando el propio Mahoma recitó por primera vez el Corán ejemplificó este deber. “Cada verso del Corán representa un paso hacia el cielo y una luz en tu casa”
Extraído de: BOORSTIN, Daniel J. Los Descubridores. Editorial Crítica. Barcelona, 2000.

El Euro (Comentario sobre su importancia histórica)

El Euro

El euro afianza la conciencia de ser europeo. Hasta ahora, la conciencia de ser europeo poseía signos frágiles que habían calado poco: el pasaporte europeo, la ciudadanía europea, la bandera, el himno. La bandera europea, adoptada por el Consejo de Europa en 1955, trata de representar la unidad con doce estrellas de cinco puntas dispuestas sobre un fondo azu y en circulo. EL himno europeo, el “Himno de la Alegría”, tomado del cuarto movimiento de la “Novena Sinfonía” de Beethoven, tiene como letra una oda de Schiller, elegida adrede por tratarse de una oda universalista, como corresponde al espíritu europeo. Pero eran representaciones débiles. El euro es un s+imbolo fuerte. Es un potente nexo de unión. El dólar cohesiona a los Estados Unidos de América; el euro cohesionará Europa.

Extraído de: ACUÑA, Ramón Luis. La Porfía de los Nacionalismos. Editado por Universidad Complutense. Madrid 1998. p: 171.

Tradición de la Saya y el Manto


Tradición de la Saya y el Manto (1560)
Ricardo Palma

…Lima se fundó el 18 de enero de 1535 no excediendo de diez las mujeres oriundas de España que se avecindaron en la capital. Casi podría nombrarlas. Es pues, tan claro como el agua de puquio, que sólo de 1555 a 1560 pudo haber limeñas, hijas de padre y madre españoles, o de peninsular e india peruana en condiciones de formar un núcleo capaz de imponer moda como la de la saya y el manto. Nadie disputa a Lima la primacía o, mejor dicho, la exclusiva, en moda, que no cundió en el resto de América y que dio campo a las criollas mexicanas para que bautizasen a las limeñas con el apodo de las enfundadas.

En el Perú mismo, la saya y manto fue tan exclusiva de Lima, que nunca salió del radio de la ciudad. Ni siquiera se la antojó ir de paseo al Callao, puerto que dista dos leguas castellanas de la capital.

El 11 de abril de 1601 inauguróse el tercero de los Concilios convocados por el santo arzobispo Toribio de Mogrovejo, al que sometió la abolición de la saya y manto bajo la pena de excomunión. Si su Ilustrísima pone el tema sobre el tapete en sus Concilios de 1583 y 1591, como hay Dios que mis paisanas se quedan sin saya y manto. La población de Lima apenas si excedía de treinta mil almas, y las devotas de la saya y manto, que constituían la sociedad decente de la ciudad, si los cálculos estadísticos no marran, podría fluctuar por entonces entre setecientas y ochocientas enfundadas.

El arzobispo olvidó en 1601 que desde 1590, en que vino a Lima doña Teresa de Castro, esposa del virrey don García Hurtado de Mendoza, marqués de Cañete, la saya y manto había reforzado muchísimo sus filas. Entre camaristas, meninas y criadas, trajo doña Teresa veintisiete muchachas españolas a las que aposentó en palacio y todas las que en el transcurso del año encontraron en Lima la media naranja complementaria. Además. En la comitiva del virrey, y con empleo en el Perú, vinieron cuarenta y tantos presupuestívoros con sus mujeres, hermanas, hijas y domésticas.

Las recientemente llegadas, por novelería unas y por congraciarse con las limeñas legítimas otras, todas dieron en enfundarse.

Doña Teresa fue de las primeras en vestir saya y manto, sugestionada acaso por su marido, púes la historia nos cuenta que el virrey anduvo siempre a la greña con el arzobispo. Algo que no mucho, he relatado sobre tal tema en mi tradición Las querellas de Santo Toribio.
Es mi sentir, repito, que su ilustrísima anduvo desacertado en la elección de la oportunidad, pues admitiendo mi creencia de que la saya y manto nacieran en 1569, cuarenta años después, esto es, en 1601, año del tercer Concilio, las devotas de la extravagante indumentaria serían ya todas las limeñas, esto es, dos o tres mil hijas de Eva, las que alborotaron el cotarro hasta el punto de sembrar semilla de cisma. Ello es que el Concilio pronunció fallo.

Los virreyes marqueses de Guadalcázar y de Montesclaros y otros intentaron también abolir la saya y el manto, pero no pasaron del intento. Virrey hubo que se limitó a encomendar a los maridos que no permitiesen a la costilla un a sus hijas tal indumentaria. Lo que fue como dar el encargo al Archipámpano de las Indias. Tan cierto es que nunca los hombres tomamos carta en juego de modas, que hoy mismo las dejamos tranquilas cuando lucen sobre la cabeza los fenomenales sombreros a la moda. Ya desaparecerán sin que intervengamos los varones.

La primitiva saya, que perduró hasta cinco o seis años después de la batalla de Ayacucho, fue, y dicho sea en puridad de verdad, una prenda muy antiestética, especie de funda desde la cintura a los pies, que traía a la mujer como engrilletada, pues apenas podía dar el paso mayor de tres pulgadas.

Para las tapadas, en España y en todas las capitales de virreinato americano, la mantilla y el rebocillo eran los encubridores del coqueteo. Para la tapada limeña lo fue el manto negro de sarga o de borloncillo, no del todo desprovista de gracia. La llamada saya de tiritas era una curiosa extravagancia. Anualmente, en la tarde del día de la Porciúncula, efectuábase una romería a la Alameda de los Descalzos, donde los buenos padres obsequiaban con un festín a los medigos de la ciudad. Las más hermosas y acaudaladas limeñas concurrían a ese acto enfundándose en la más vieja, rota y deshilachada de sus sayas, y contrastando con esa miseria ostentaban el riquísimo chal y las valiosas alhajas de siempre. Todas consumían siquiera un pedazo de pan y una cucharada de la sopa de los pobres.

Con la independencia la revolución alcanzó también a la saya, sin que las jamonas ni las viejas renunciasen a la primitiva saya de carro, las jóvenes crearon la gamarrina, la cual, cuatro años después convirtieron en la orbegosina. Se diferenciaban, más que en la forma, en el color del raso: la gamarrina contemporánea del presidente Gamarra, era de raso negro o cabritilla, y la orbegosina, en homenaje a su sucesor, le general Orbegoso, era azulina o verde oscuro. La saya se convirtió en enseña de partido político.

Como se ve, la gamarrina y la orbegosina se apartaban algo de la saya primitiva, pues en la parte baja eran relativamente más holgadas y llevaban un ruedo de raso claro por adorno.

Cuando en 1835 el general Salaverry encabezó la revolución contra la presidencia de Orbegoso, nació la salaverrina, de falda suelta y airosa, que permitía libertad de movimientos. Esta fue la saya que tanta fama diera a la tapada limeña, pues con ella, amén de la gentileza corporal, salieron lucir las agudezas del ingenio. Esa fue la tapada que yo conocí en mis tiempos de colegial y que por mi voto aun existiría.

Después de 1850 la relativa holgura social producía por los millones de la Consolidación dio incremento al comercio francés y a las modas de París. Lo que en tres siglos no consiguieron ni Santo Toribio ni los virreyes, desapareció sin resistencias ni luchas, poquito a poquito. En 1860… desapareció la saya y manto en procesiones y paseos. Nació sin partida de bautismo comprobatoria de cuándo ni por qué. Ha muerto lo mismo: sin partida de defunción, ni fecha fija, ni motivo cierto que la excluyese.

PALMA, Ricardo. Tradiciones Peruanas Completas. Editorial Aguilar. Madrid. 1964.
160-162.
La imagen corresponde a una fotografía de Eugenio Courret.

Motín de Limeñas (Tradición de Ricardo Palma)



Les transcribo otra preciosa tradición que ilustra el carácter alegre y festivo de la mujer peruana; en especial la limeña de la época virreinal; y, a la vez, las estrategias para salir siempre con la suya.

Motín de Limeñas

Ricardo Palma

Aquel día, que era el 10 de febrero de 1601, Lima estaba en abullición. El siglo XVII, que apenas contaba cuarenta días de nacido, empezaba con berridos y retortijones de barriga. Tanta era la alarma y agitación en la capital del virreinato, que no parecía sino que se iba a armar la gorda y a proclamar la Independencia, rompiendo el yugo de Castilla.

En las gradas de la por entonces Catedral en fábrica y en el espacio en que más tarde se edificaron los Portales, veíase un gentío compacto y se arremolinaba, de rato en rato, como las olas del mar embravecido.

En el patio de palacio hallábase la compañía de lanzas, escolta de su excelencia el virrey marqués de Salinas, con los caballos enjaezados, un tercio de infantería con mosquetes y cuatro morteros servidos por soldados de artillería con mecha azufrada o candelilla en mano. Decididamente, el Gobierno no las tenía todas consigo.

Algunos frailes y cabildantes abríanse paso por entre los grupos, dirigiendo palabras tranquilizadoras a la muchedumbre, en la que las mujeres eran las que mayor clamoreo levantaban. ¡Y cosa rara ¡ azuzando a las hembras de medio pelo veíanse varias damas de basquiña con soplillo (abanico) de filigrana), chapín con virillas de perlas y falda de gorgorán verde marino con ahuecados o faldellín de campana.

- ¡Juicio, juicio, y no vayan a precipitarse en la boca del lobo! Gritaba fray Antonio Pesquera, fraile que, por lo rechoncho, parecía un proyecto de apoplejía; comendador de la Merced; que en Lima desde los teimpos de Pizarro, así siempre anduvieron los mercenarios en esos trotes.

- Tengan un poquito de flema- decía en otro grupo don Damián Salazar, regidor de alcabalas-, que no todo ha de ser cata la gallina cruda, cátala cocida y menuda.

- No hay que afarolarse- peroraba más allá otro cabildante-, que todo se arreglará a pedir de boca, según acabo de oírselo decir al virrey. Esperemos, esperemos.

Oyendo lo cual, una mozuela con peineta de cornalina y aromas y jazmines en cabellos rizos murmuró: Muchos con la esperanza viven alegres; muchos son los borricos que comen verde.

- La Real Audiencia- continuaba el comendador- se está ahora mismo ocupando del asunto, y tengo para mí que cuando la resolución demora, salvos somos.

- Benedicamus Domine et benedictus sit Regem- añadió, en latín macarrónico, el lego que acompañaba al Padre pesquera.

Las palabras del lego, por lo mismo que nadie las entendía, pesaron en la muchedumbre más que los discursos del comendador y cabildantes. Los ánimos principiaron pues, a aquietarse.
Ya es tiempo de que pongamos al lector al corriente de lo que motivaba el popular tumulto.
Era el caso que la víspera había echado anclas en el Callao una escuadra procedente de La Coruña y traído el cajón de España, como si dijéramos hoy las valijas de la mala real.
No porque la imprenta estuviera aún, relativamente con su desarrollo actual en pñales, dejaban de llegarnos gacetas.

A la sazón publicábase en Madrid un semanario titulado El Aviso, y que durante los reinados del tercero y cuarto Felipe fue periódico con pespuntes de oficial, pero en el fondo una completa crónica callejera de la coronada villa del oso y del madroño.

Los Avisos recibidos aquel día traían, entre diversas reales cédulas, una pragmática promulgada por bando en todas las principales ciudades de España en junio de 1600, pragmática que había bastado para alborotar aquí el gallinero. – Antes morir que obedecerla- dijeron a una las buenas mozas de mi tierra, recordando que ya se las habían tenido tiesas con Santo Toribio y su Concilio cuando ambos intentaron legislar contra la saya y el manto.

Decía así la alarmadora pragmática: “Manda el rey nuestro señor que ninguna mujer, de cualquier estado y calidad que fuere, pueda traer ni traiga guardainfante, por ser traje costoso y supérfluo, feo y desproporcionado, lascivo y ocasionado a pecar, así a las que los llevan como a los hombres por causa de ellas, excepto las mujeres que públicamente son malas de su persona y ganan por ello. Y también se prohíbe que ninguna mujer pueda traer ubones que llamen escotados, salvo las que de público ganen con su cuerpo. Y la que lo contrario hiciere incurrirá en perdimiento del guardainfante y jubón, y veinte mil maravedís de multa.”

Precisamente no había entonces limeña que no usara faldellín con aro, lo que era una especie de guardainfante más exagerado que el de las españolas; y en materia de escotes, por mucho que los frailes sermonearan contra ellos, mis paisanas erre que erre.

Todavía prosigue la real pragmática: “Y asimismo se prohíbe que ninguna mujer que anduviere en zapatos pueda usar ni traer verdugados, virillas claveteadas de piedras finas como esmeraldas y diamantes, ni otra invención ni cosa que haga ruido en las basquiñas, y que solamente pueda traer los dichos verdugados con chapines que no bajen de cinco dedos. Item, a las justicias negligentes en celar el cumplimiento de esta pragmática se les impone, entre otras, la pena de privación del oficio.

Y al demonche de las limeñas, que tenían (y tiene) su diablo en calzar mononamente, por aquello de que por la patita bonita se calienta la marmita (refrán de mi abuela), ¡venirles el rey con pragmáticas contra el zapatito de raso y a botita!... ¡Vaya un rey de baraja sucia!
¡A ver si hay hogaño padre o marido que se atreva a legislar en su casa contra el taquito a la Luis XV! Desafío al más guapo. Con una rica media y un buen zapato siempre harán las limeñas pecar a un beato.

Afortunadamente la Real Audiencia, después de discutirlo y alambicado mucho, acordó dejar la pragmática en la categoría de hostia sin consagrar. Es decir, que no se promulgó por bando en Lima, y que Felipe II encontró aceptables las observaciones que respetuosamente formularon los oidores, celosos de la tranquilidad de los hogares, quietud de la república y contentamiento de los vasallos y vasallas.

El día, que había empezado amenazando tempestad, terminó placenteramente y con general repique de campanas.

Por la noche hubo saraos aristocráticos, se quemaron voladores y se encendieron barriles de alquitrán, que eran las luminarias o iluminaciones de aquel atrasado siglo, en que habría sido despapucho de febricitantes soñar con la luz eléctrica.

PALMA, Ricardo. Tradiciones Peruanas Completas. Editorial Aguilar. Madrid. 1964.
La imagen corresponde a una preciosa acuarela de Pancho Fierro.

miércoles, 8 de octubre de 2008

División de Alemania y Construcción del Muro de Berlín en la Guerra Fría









Este interesante mapa grafica la división de Berlín e Berlín Occidental y Berlín Oriental durante la época de la Guerra Fría; y, además representa las tres zonas en que se dividió la Alemania Federal, colocando la bandera de los aliados en la zona respectiva que ocuparon.

El gobierno de la RDA estableció 7 pasos fronterizos que podrían ser utilizados por los habitantes de Berlín Occidental y de Alemania Federal, pero que estaban prohibidos para la población de la RDA y para Berlín Oriental.









Después de la caída del Muro de Berlín la ciudad ha cambiado mucho; sin embargo, en vista de a curiosidad de la gente que, al visitar Berlín quiere saber por donde pasaba exactamente el muro, se han conservado algunos restos del muro con los que se suele hacer exposiciones permanentes, recordando algún hecho que tenga que ver con zonas concretas por las que pasaba el muro.

Más información sobre estos restos en

http://www.berlin.de/mauer/grenzuebergaenge/bornholmer_strasse/index.es.php#2

Roxana